¿Cuándo acaba una temporada?

-Cuando empieza la siguiente.

Suena a perogrullo pero lo cierto es que cuantos más años llevo haciendo deporte y preparando a deportistas en distintas modalidades de resistencia he pasado de tener muy claro la teoría de “el descanso entre temporadas” a no tenerlo tanto.

  • En algunos casos son todo preguntas lo que nos surgen, algunas que mis deportistas me hacen:

¿Cuánto tengo que descansar?

¿Pero… no hago nada de nada?

¿Puedo hacer algo todos los días?

¿Si hago algo, qué hago, suave verdad?

¿no me quedaré muy flojo?

  • Otras veces son frases más… contundentes:

Después del útimo triatlón no pienso hacer nada de nada en un mes.

Entrenaré por mi cuenta sin mirar el reloj

Me apuntaré a algunas carreras pero no iré a tope.

Ahora empieza lo bueno, las fiestas de los pueblos, je, je.

Por la experiencia personal como deportista y también como entrenador he pasado por fases de todo, de insistir a todos en descansar lo mismo, de ser permisivo y dejarles que sigan entrenando y compitiendo hasta que han “reventado”, de bajar la carga y planificarles el periodo de transición entre temporadas muy concreto, lo mismo pero solo estableciendo unos mínimos y máximos… Al final todo esto me lleva a la conclusión de que depende de cada persona, si que voy a pasar a citar cuáles son algunos aspectos que siempre hay que tener en cuenta:

  1. La disponibilidad para entrenar durante un periodo determinado: según que personas por motivos familiares (como por ejemplo tener varios hijos pequeños y en agosto tener y querer estar con ellos todo el día) no pueden entrenar. O motivos laborales.
  2. Lo “quemado” que estés de entrenar y/o competir: recuerdo temporadas de estar desde febrero a septiembre recorriendo España de punta a punta compitiendo en duatlones y triatlones y tener unas ganas imperiosas de no preparar la mochila un fin de semana. Lo ideal sería no llegar a quemarte, probablemente algo hayas planificado mal si estás muy harto.
  3. El “bajón” tras la preparación de un gran objetivo: pruebas de larga distancia que requieren de muchísimas horas de entrenamiento y sacrificio personal tuyo y de tu familia… tras realizar la prueba además del cansancio físico te viene una “pájara” psicológica que hay que dejar pasar tranquilamente.
  4. La edad: me decanto por la teoría (por experiencia) que cuanta más edad, menos tiempo de descanso necesitas entre temporadas, además de que así te desadaptas menos, los jóvenes se pueden pegar 4 semanas haciendo casi nada y volver el primer día casi como lo habían dejado el último (tengo ejemplos directos)

 

Hay que tener en cuenta también, que el desentrenamiento tiene unas consecuencias en nuestro cuerpo. Según Wilmore & Costill, Human Kinetics, 1994, después de las dos primeras semanas hay un descenso significativo tanto de la SDH (Succinato deshidrogesada, que interviene en el ciclo de Kerbs) como de la citocromo oxidasa, que descienden un 10% y un 40% respectivamente, lo que hace que descienda considerablemente nuestra capacidad oxidativa. Para que el descenso del VO2 max sea significativo tendríamos que irnos a las 2-4 semanas. De igual forma, Costill et all. Medicine Science Sports Exercise 17: 339-343, 1985, en el estudio que realizó con nadadores de competición, reflejó como el glucógeno muscular disminuye de 155 mmol/kg a 125 la primera semana. En el caso de la concentración de ácido láctico sanguíneo, les hicieron un test de 200m estilo libre al 90% de su marca personal, en el que la concentración fue de 4’2 mmol/L. A la semana de haber dejado de entrenar fue de 6’3, a las dos semanas 6’8 y a las 4 semanas de 9’7.

 

Nuestras recomendaciones generales son:

  • Mantener la intensidad.
  • Reducir el volumen (60-90%).
  • Mantener la frecuencia de entrenamiento (<20-30%).

 

En función de estas variables y todas las demás particularidades del deportista como consejo global siempre les digo:

“DESCANSA LO QUE NECESITES, PERO NO TE ABANDONES”

Y tú ¿Cuánto descansas entre temporadas?

 

 

 

 

Escrito por EntrenamientOptimo

EntrenamientOptimo

– Licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.
– Entrenadores Superiores de Triatlón.
– Entrenadores Superiores de Culturismo, musculación y fitness.
– Monitora de Pilates.
– Deportistas en activo de Triatlón, duatlón, natación…