En el último post hablamos de la importancia que tiene el CORE, o el núcleo de nuestro cuerpo en los corredores de carreras por montaña. Hoy nos queremos centrar en la natación, deporte en el cual es también de gran importancia ya que permite la estabilidad y la flotabilidad del cuerpo en el agua, además de ser pieza clave en la coordinación entre nuestras extremidades superiores e inferiores.

Como ya comentamos en el anterior, muchas veces centramos nuestra atención en nadar, nadar y nadar más metros para mejorar, dejando de lado aspectos técnicos u otros aspectos olvidados, en los que podríamos incluir el trabajo de CORE y que realmente son importantísimos para mejorar nuestro rendimiento.

 

EVITAR LESIONES

El fortalecimiento del CORE nos ayudará a que nuestro control corporal sea mejor, con lo cual, el cuerpo trabajará manteniendo una postura correcta, permitiendo que todas sus estructuras trabajen adecuadamente, disminuyendo la predisposición a malos gestos.

Con la aparición de fatiga y, si el trabajo de toda la zona del tronco no es el correcto, modificaremos nuestra posición en el agua, haciendo que todo nuestro cuerpo trabaje de una manera incorrecta, pudiendo facilitar de esta manera la aparición de lesiones.

Por ejemplo, una debilidad de la musculatura del tronco haría que “arqueara” más la espalda pudiendo provocar molestias lumbares.

 

FLOTABILIDAD Y ESTABILIDAD

Este trabajo también ayudará a que la alineación del cuerpo sea la correcta en el agua. ¿A cuantos de vosotros se os hunden las piernas nadando? Una de las causas de este fallo técnico es el poco tono y trabajo del CORE, ya que esta musculatura no es capaz de mantener nuestras extremidades inferiores arriba. La flotabilidad es un factor muy importante en la natación, al tener más cuerpo fuera del agua se reduce la resistencia a la misma y nos permite nadar eficientemente durante más tiempo, es decir, más rápido con menos esfuerzo. En natación siempre está la famosa frase de los nadadores de crol: “hay que nadar con el culo seco”. Cuanto más arriba y mejor alineado esté nuestro cuerpo, mejor.

Un claro ejemplo de todo esto es el neopreno o el famoso bañador de poliuretano prohibido ya en natación. Estos materiales contribuyen a compensar la posible carencia abdominal.

 

COORDINACIÓN Y PIES

Al mejorar todos los aspectos anteriormente mencionados, conseguiremos una mejor coordinación entre nuestras extremidades, puesto que podremos centrar nuestra atención en ello, no teniendo que preocuparnos en mantener el cuerpo arriba, además de que el tronco es la unión entre las extremidades inferiores y superiores.

 

Se publicó un estudio en el International Journal Sports Physiol Perform (Weston et al., 2015) en el que se mostraban los beneficios de 12 semanas con un entrenamiento aislado de los músculos del Core. El estudio se realizó con 20 nadadores junior de nivel nacional, diez de ellos, el grupo control, no realizó el entrenamiento específico del Core y los otros diez sí (grupo CORE). Durante estas 12 semanas el grupo CORE hizo este entrenamiento específico tres días a la semana además del entrenamiento habitual en el agua. Los resultados arrojan una mejora del 2% en el grupo CORE respecto al grupo control. Debemos tener presente que se realizó con jóvenes nadadores, y habría que esperar a nuevos estudios con edades más avanzadas, aunque creemos que este trabajo es indispensable.

 

 

Escrito por EntrenamientOptimo

EntrenamientOptimo

– Licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.
– Entrenadores Superiores de Triatlón.
– Entrenadores Superiores de Culturismo, musculación y fitness.
– Monitora de Pilates.
– Deportistas en activo de Triatlón, duatlón, natación…