El trabajo del tronco, el trabajo abdominal o como hoy en día se le llama CORE, es muy importante en todos los deportes, con ello buscamos mejorar la fuerza y la estabilidad de la parte central de nuestro cuerpo, y por consiguiente de la totalidad del mismo. Pero no se trata únicamente de trabajar los abdominales, abarca mucho más, la región abdominal, suelo pélvico, diafragma…
Hoy nos vamos a centrar en la carrera a pie, y particularmente en sus beneficios para las carreras por montaña.

DSC_0766

ESTABILIZACIÓN

En general, nos ayuda a la estabilización y al control postural que en este caso y con el terreno irregular en el que nos movemos, nos ayudará directamente a prevenir lesiones. Por otro lado, ayudará también a mantener una buena técnica pudiendo mantenerla durante más tiempo, ya que nuestro cuerpo tardará más en «desmontarse». ¿Qué queremos decir con desmontarse? Todos os habréis dado cuenta, que en la salida de una carrera, ya sea media maratón, maratón o de una ultra, todos empiezan o empezamos corriendo, como si «fuésemos de boda» o «de pasarela», da gusto vernos correr, cadera arriba, inclinación del tronco adecuada, apoyos correctos del pie,… ¡que elegancia, si señor! conforme pasan los kilómetros, todo esto se va desmontando… el cuerpo pesa, las piernas no nos aguantan, no tienen fuerza, los apoyos los hacemos como buenamente podemos, la cadera se nos hunde… Corremos sentados, la posición ha cambiado, y con ello, las estructuras corporales no trabajan igual…
Analicemos terreno a terreno:
  • En las subidas, nos ayudará a mantener el cuerpo estable y a poder ejercer la fuerza de manera más eficiente, evitando posibles oscilaciones del tronco que hagan perder fuerza.
  • En las bajadas, nos ayuda a mantener el cuerpo erguido y una posición buena, para poder controlar cada pisada, prestar atención en el terreno y tener todo el control de nuestro cuerpo en cada zancada. Conseguiremos lanzarnos en vez de retener para frenar al cuerpo.

PREVIENIR LESIONES

Al tener mayor control postural, conseguiremos que nuestro cuerpo trabaje correctamente, y evitaremos posibles sobrecargas de músculos que ya no tendrán que trabajar por estabilizar y equilibrar nuestro cuerpo.

RETRASAMOS LA FATIGADSC_0719

Como hemos dicho anteriormente, al tener una zona central bien trabajada, el resto de músculos no tendrán que hacer el esfuerzo de mantenernos en una buena posición. Si el control postura lo conseguimos desde el centro de nuestro cuerpo, las piernas podrán centrarse en correr, evitando tanto trabajo de estabilización y por lo tanto retrasando la fatiga.
Este detalle puede marcar la diferencia, muchas veces nos olvidamos trabajarlo y lo vamos posponiendo, pero es muy muy importante. Con una rutina de 15′ tres veces por semana la mejora puede ser muy grande y más productiva que entrenar la carrera ese ratico.
Si es tu caso, prueba, experimenta, cuestiona y saca tus propias conclusiones, la inversión es pequeña.

Escrito por EntrenamientOptimo

EntrenamientOptimo

– Licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.
– Entrenadores Superiores de Triatlón.
– Entrenadores Superiores de Culturismo, musculación y fitness.
– Monitora de Pilates.
– Deportistas en activo de Triatlón, duatlón, natación…