Entrenador: … 25 solo pala derecha + 25 solo pala izquierda …

Deportista: Ah! toca bloque de técnica!

Entrenador: No, no es técnica, es… trabajo de sensibilidad en el agua.

La natación, sobretodo cuando queremos aprender a nadar bien una vez pasados los veintipico, un aspecto muy importante es desarrollar la sensibilidad en el agua: la facultada de sentir, percibir las corrientes del agua, la posición de mis segmentos corporales.

Trataremos de explicarlo mejor con un ejemplo:

Error: entrada de la mano sobrepasando la línea media, es decir, «cruza» el brazo.

Corrección: tienes que meter la mano a la altura del hombro.

Pensamiento del deportista: si yo ya creo que lo hago así.

Él no lo siente, no lo percibe, o mejor dicho, su sensación es equivocada.

Para tomar consciencia del error, podríamos realizar una práctica negativa: 25 nado haciendo una entrada exageradamente abierta +25 normal + 25 exageradamente cerrada – cruzando + 25 normal. El entrenador con la observación externa debe reforzar la ejecución correcta, así el deportista va re-educando sus sensaciones.

Desarrollar esta sensibilidad es un aspecto fundamental para mejorar la natación, hace falta mucha paciencia, que no siempre se tiene, si no solo seremos nadadores «robot» que hacemos todo «bonito», correcto aparentemente, pero no «cogemos» agua, no deslizamos, más bien nos peleamos con el agua.

Aquí teneís algunos ejemplos de ejercicios para desarrollar la sensibilidad en el agua. No se va rápido, hay que buscar sentir.



 Más vídeos de trabajo de sensibilidad y técnica de natación

Escrito por EntrenamientOptimo

EntrenamientOptimo

– Licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.
– Entrenadores Superiores de Triatlón.
– Entrenadores Superiores de Culturismo, musculación y fitness.
– Monitora de Pilates.
– Deportistas en activo de Triatlón, duatlón, natación…