Foto: Jose Luis Cernadas Iglesias (Flickr)

Entrenador: ¿Qué te ha pasado?
Atleta: ¿He notado un pinchazo?
E: para, para, no fuerces, puede ser una rotura o microrrotura de fibras
A: No, pero que puedo correr.
E: es mejor que no fuerces, vuélvete andando y nada de estirar. Mañana pide cita de fisioterapia.
A: (resignado) vale, vale, gracias.

(…)

 

A veces la motivación o, mejor dicho,  la extra motivación nos puede jugar alguna mala pasada.

Ya sea en el periodo base, en el específico o en el competitivo, nunca debemos olvidar que si por sobrepasar esa delgada línea que separa la estimulación de nuestro organismo de la lesión, repercutiremos negativamente en nuestra progresión obligándonos a recuperarnos con la consiguiente frustración que nos genera a los deportistas el no poder disfrutar de nuestro deporte.

Como casi siempre, es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero vamos a intentar dar algunos consejos que ayudaran a prevenir.

1. Escucha a tu cuerpo, haz un chequeo mental.

Sobretodo cuando vas a exigirle algún esfuerzo máximo ya que cuando ponemos al límite todo nuestro organismo la probabilidad de que «rompa» es mayor y lo hará por el lugar más débil. No sólo nos referimos a sprins, si no a cualquier entrenamientos que bien por intensidad, duración o ambas rozarás el límite al que tu cuerpo está adaptado.

2. Repasa si has cumplido con el entrenamiento invisible:

¿He dormido lo suficiente? Si siento esa apatía, ese arrastrarme… mala señal.

¿Me he alimentado de manera apropiada para tener la energía necesaria? Si voy muy justo de energía tal vez tenga que tomar algo de hidratos para asegurarme el sustrato energético que necesitaré para poder mantener esa intensidad (barritas, frutos secos…)

¿ Tengo el material adecuado? Es habitual que quizá tenga unas zapatillas que de vez en cuando me hagan una rozadura, o la ropa de más abrigo la tengo para lavar… Cuando voy al límite todos estas debilidades acaban pasando factura (frío –> contractura espalda por ejemplo, roces en calzado –> heridas, ampollas) .

¿ Estoy correctamente hidratado?Un déficit aquí comprometerá las contracciones musculares, si sientes la boca seca, o tienes alguna duda un trago extra de agua ayudará a establecer el equilibiro hídrico y si tiene un poco de sales (cuidado no pasarse con los «polvos» ya que generaría el efecto contrario) mejor aun.

3. ¿En los últimos días he tenido alguna molestia o sobrecarga?

Quizá hace algunos días que constantemente o día sí día no, se repite una pesadez en algún grupo muscular (muslo ya sea parte posterior o anterior, pantorrilla, hombro…) , vamos que notas un «run run»  de que esa zona no está al 100%, así que precaución, asegúrate de haber calentado bien dicha musculatura e inicia progresivamente el entrenamiento.

 

(…)

Atleta: ya hace unos días que me notaba aquí cargado… además había sumado unos minutos extra a los entrenamientos…
Entrenador: Ahhh… así que ya lo arrastrabas, hay que tener cuidado y …

«Aprender a escuchar tu cuerpo»

Escrito por EntrenamientOptimo

EntrenamientOptimo

– Licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.
– Entrenadores Superiores de Triatlón.
– Entrenadores Superiores de Culturismo, musculación y fitness.
– Monitora de Pilates.
– Deportistas en activo de Triatlón, duatlón, natación…